viernes, 23 de octubre de 2009

LA LECTURA PANORÁMICA

Es importante tomar en cuenta lo siguiente

Elementos físicos indispensables:
• Perfecto estado de la visión: Percepción visual suficiente
• Óptima iluminación: Luz natural o, en su defecto, dos fuentes de luz
• Postura adecuada: Pupitre de la primera enseñanza
• Correcta distancia e inclinación: Distancia personalísima. Inclinación (atril)

Disposición psicológica:
• Motivación: Interés bien dirigido
• Propósito definido: Finalidad bien determinada
• Lectura activa: Atención cuidadosa a las partes que sugieran la reflexión correspondiente
• Velocidad regulada: Cambiar hábilmente de ritmo mientras se avanza

Vicios de los procesos de lectura:
• Movimientos físicos: Afectan a la concentración.
Vocalización: Movimiento de labios y verbalización durante la lectura visual silenciosa.
• Regresión: Volver a leer palabras o pequeñas expresiones aisladas.
• Repetición mental: «ECO» interior que conduce a leer a la misma velocidad.

1. La exploración es un proceso en el que se busca una información determinada.
2. La lectura panorámica es un proceso en el que se busca una visión de conjunto.
3. Las dos técnicas son empleadas por la gran mayoría de lectores rápidos.

Tomando en cuenta la lectura de la guía didáctica y las clases realizadas, realice las siguientes actividades


Menciona y explica las reglas para realizar un buen resumen
Explica en que consiste la estrategia de la predicción y en que momentos se realiza
Lee detenidamente los siguientes enunciados y realiza predicciones.
Explica la importancia de la formulación de preguntas


Realiza un resumen sobre la lectura “Leucemia” tomando en cuenta las reglas para realizar un buen resumen.


Leucemia

Es cuando las células sanguíneas inmaduras (los blastos) proliferan, es decir, se reproducen de manera incontrolada en la médula ósea y se acumulan tanto ahí como en la sangre, logran reemplazar a las células normales. A esta proliferación incontrolada se le denomina leucemia. La causa de la leucemia se desconoce en la mayoría de los casos. Sin embargo, está demostrado que no es un padecimiento hereditario o contagioso. La mayor parte de las veces se presenta en niños previamente sanos. Por tratarse de una proliferación de células inmaduras y anormales en la sangre, a la leucemia se le considera un "cáncer de la sangre". Los primeros síntomas son cansancio, falta de apetito o fiebre intermitente. A medida que la afección avanza aparece dolor en los huesos, como resultado de la multiplicación de las células leucémicas en el sistema óseo. También aparece anemia, cuyas características son palidez, cansancio y poca tolerancia al ejercicio, fruto de la disminución de glóbulos rojos.
Asimismo, la reducción del número de plaquetas provoca hemorragias esporádicas y la aparición de manchas en la piel (petequias) o grandes hematomas, a consecuencia de hemorragia causada por golpes leves. Además, pueden presentarse hemorragias a través de nariz, boca o recto. Una de las hemorragias más graves es la que se presenta a nivel cerebro, la cual puede ocurrir si el número de plaquetas desciende en forma severa. Otra posible consecuencia es la baja en el número de glóbulos blancos (leucocitos), situación que repercute en las defensas del niño contra las infecciones. Es importante destacar que, Es difícil lograr el diagnóstico de la leucemia cuando ésta inicia, ya que sus primeros síntomas son parecidos a los de otras enfermedades típicas de la niñez. Estos síntomas son: cansancio, falta de apetito o fiebre intermitente. Es debido a esta situación que los padres suelen culparse por la demora en el diagnóstico, cuando incluso para el médico resulta complicado reconocer esta situación en su primera etapa. El tratamiento recomendado en este tipo de padecimiento es la quimioterapia. En ésta se emplean diversos medicamentos especiales destinados a destruir las células leucémicas. Dicho tratamiento tiene tres fases: la de inducción a la remisión, la de consolidación y la de mantenimiento. En la fase de inducción a la remisión, cuya duración es de cuatro a cinco semanas, se intenta destruir la mayor cantidad de células malignas. Cuando ocurre la remisión, es decir el control temporal de la afección, el niño suele lucir normal, ya que los síntomas de la leucemia desaparecen. En ciertas ocasiones la remisión es apenas parcial, por esta razón algunos síntomas no desaparecen del todo. Sólo un pequeño porcentaje de los parientes no logra entrar en remisión. La fase de consolidación dura de dos a tres semanas, mientras que la de mantenimiento debe llevarse a cabo hasta completar tres años de tratamiento

Tomando en cuenta la lectura panorámica, exploración y las bases para una lectura eficaz, realice la lectura LA GUERRA DE LOS CIEN AÑOS (1337- 1453) Y LEYES DE NEWTON presentadas en la guía didáctica

UNEFA- Razonamiento verbal.
Prof. Lcdo. Antonio Zerpa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada